Recomendaciones para incentivar la venta en navidad en el comercio local

La navidad es una de las fechas donde se consume más y aumentan las ventas. El consumidor es menos reticente al gasto. Estamos en las fechas perfectas para incrementar las ventas. Son muchas las acciones que podemos llevar a cabo para cautivar a nuestros clientes y crear un valor añadido. Es un buen momento para destacar frente a plataformas generalizadas.

Planificar estrategias de venta y comunicativa. En momentos de gran carga de trabajo, disponer de un diario de ruta nos facilitará gestionar las diferentes acciones que vamos a llevar a cabo. Desde promociones a acciones comunicativas, todas deben estar reflejadas en esta planificación previa. Esto nos evitará quebraderos de cabeza a lo largo de la temporada. También nos servirá como memoria para futuras campañas comerciales.

Personalización del servicio o producto. Tenemos la capacidad, frente a plataformas más grandes, de personalizar el servicio y el producto al cliente. Esto aporta a los compradores una sensación de cercanía y facilitará incluir a tu negocio en la mente del consumidor para futuras compras.

Ser más activo. Como ya hemos visto, es un momento de mucha actividad, tanto de los comercios como de los clientes. Es fundamental ser más activo en esta época. Esto también se aplica a las plataformas digitales como son las redes sociales, donde se debe prestar especial atención a los lanzamientos y los eventos puntuales.

No olvidar las plataformas online. Las redes sociales pueden ser un aliado estratégico dentro de la campaña de navidad. A menudo se consultan en momentos de descanso o de tránsito. Nos ofrecen herramientas de venta cada vez más eficaces y algunas de ellas cuentan ya con plataformas de pago. Facilitan la comunicación bidireccional con la que puedes crear vínculos con los clientes a través de ellas y conseguir fidelizarlos.

Ser cercano. Es uno de los puntos fuertes del comercio local y hay que aprovecharlo. Más en esta época. Hacer una experiencia de compra inmersiva. Asegúrate que el cliente quede satisfecho para que vuelva.

Disponer los productos de forma organizada. La distribución de los productos en la tienda puede facilitar que el cliente se sienta cómodo en su visita a la tienda. Liberar las zonas de paso y colocar los productos de forma más visible para el cliente. La acumulación o el desorden genera rechazo y malestar e impide la correcta visualización de los productos.

Ser coherente con los mensajes. Introducir mensajes adaptados con la época en la que estamos no debe suponer una ruptura con la que hemos ido empleando previamente. El consumidor está adaptado a nuestra forma de actuar. Si cambiamos completamente de forma puede crear un choque en la mente del consumidor. Esto también se aplica a la decoración del espacio comercial. No perder la identidad del negocio.

Cajas personalizadas. Si tu negocio lo permite, es una buena acción para ofrecer una selección de tus productos. Así podrás crear una muestra para dar a conocer tu negocio y el servicio que ofreces. Hacerlo dentro de la campaña, además, permite darle un valor mayor que si están durante todo el año.

En definitiva, tener en cuenta que el trabajo es el doble, pero puede suponer una puerta de entrada a nuevos clientes y la fidelización de algunos que ya estaban.