La importancia de la fidelización en el pequeño negocio

Si por algo se caracterizan los negocios y comercios locales es por su cercanía, tanto la relacionada con la distancia casa-negocio, como la del negocio con el cliente. El trato cercano supone una garantía de seguridad y confianza para los clientes, lo que se transforma en su fidelización.

 

La base de la fidelización en los negocios locales es precisamente ofrecer a los clientes esa confianza que haga que se decanten por un negocio u otro y queden satisfechos con su opción de compra. Que compren de manera periódica en nuestros establecimientos, manteniendo así una cartera de clientes solo se consigue con trabajo y tiempo. Y es que la lealtad hacia una marca no se consigue en cosa de un día, sino que es una carrera de fondo que se debe ir ganando día tras día.

Pero, ¿cómo puede favorecer esta fidelización y qué medidas son posibles emplear para convertirse en el negocio favorito de los clientes?

Mantén un trato cercano y duradero en el tiempo: hacer que la visita al establecimiento sea agradable y satisfactoria es fundamental. Si notan que la actitud de las personas que le atienden es cercana y constante, volverán sin pensarlo dos veces.

Demostrar agradecimiento: cada vez que un cliente realiza una compra está eligiendo nuestro establecimiento frente a muchos otros. Esto es de agradecer y al hacerlo favorecerá la fidelización.

Ofrece beneficios y descuentos: cuando un cliente se vuelve habitual, no hay mejor manera de recompensarlo que ofreciéndole ofertas y promociones exclusivas. Contar con este tipo de ventajas harán que sigan comprando con el objetivo de que estas crezcan con el paso del tiempo.

Ofrece servicio de venta y de postventa: el proceso comercial no acaba cuando se le hace entrega del producto. Prestar atención a cada parte de dicho proceso y ofrecer una atención posterior a este es recomendable para conocer su opinión.

En definitiva, la importancia de fidelizar clientes no solo reside en la retención de esos compradores, sino también en la conservación de los mismos. Ganar la carrera de fondo es fundamental para mantener satisfecha a la clientela.